El presiente brasilero Jair Bolsonaro, arribó este domingo a la ciudad norteamericana de Nueva York, para asistir a la Asamblea anual de las Naciones Unidas, allí protagonizó un particular episodio: tuvo que comer de pie en una vereda. 

Bolsonaro no está vacunado contra el coronavirus y la normativa vigente en la ciudad exige para poder ingresar a restaurantes bajo techo, bares, o tiendas, la presentación del comprobante de vacunación con dos dosis. 

El mandatario del país vecino salió a comer con sus ministros, asesores y demás miembros de la delegación, por lo que estos al ser consultados por el incidente, atribuyeron lo sucedido a la "sencillez" del jefe de Estado, que suele comer en lugares "al paso". 

"El presidente es una persona a la que le gusta ir a ambientes más simples, incluso en Brasil. Lo mismo que hace ahí, lo hace aquí", dijo a la prensa el lunes el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, quien estuvo presente en dicho episodio.

También acompañaron a Bolsonaro el presidente de Caixa, Pedro Guimarães, los ministros de la Secretaría General, Luiz Eduardo Ramos, de Justicia, Anderson Torres, y de Turismo, Gilson Machado, y el secretario de asuntos especiales de la presidencia, Flávio Rocha. 

"El presidente comió pizza parado en la acera porque es así, simple. El resto son fake news intencionales", intentó defender el ministro de Comunicaciones, Fábio Faria.