El equipo de las estrellas sufrió su primera derrota en toda la temporada. Tener los mejores futbolistas en tu equipo titular no es sinónimo de victoria asegurada y eso lo notó hoy Mauricio Pochettino en el estadio Route de Lorient de Francia.

El PSG pasó de vivir una fiesta tras ganarle 2-0 a Manchester City por Champions League a una decepción gigante por la derrota ante Rennes, el equipo que se encontraba en el puesto 15 de la tabla de posiciones.

El conjunto parisino perdió 2-0 en la novena fecha de la Ligue 1 y perdió la racha invicta que mantenía hace 10 partidos. Se encontró con un equipo sólido y expuso las carencias de un equipo frágil en defensa y con muchos problemas para ser sólido.

El PSG perdió 2-0 con Rennes y se despidió de la racha invicta

El Rennes complicó en varias oportunidades al visitante. Los de Bruno Génésio dominaron los primeros 30 minutos, sobre todo generando peligro con Sulemana, un extremo izquierdo de 18 años que fue una pesadilla para Achraf cada vez que se iba con la pelota en sus pies.

El PSG se vio ahogado, pero de a poco comenzó a reaccionar antes de que finalice el primer tiempo. Mbappé y Neymar, en dos ocasiones clarísimas, anticiparon un gol que estuvo a punto de producirse por parte de Messi que terminó pegando directo en el travesaño. Primera chance clarisima para el equipo de Pochettino.

El capitán de la Selección Argentina se motivó mucho más y después del tiro libre generó hasta tres ocasiones clara de gol. El Rennes que pedía a gritos el descanso.

Sin embargo, un dicho dice que los goles que no convertís después entran en tu propio arco. Cuando el local parecía muerto, llegaron dos goles letales para finalizar la primera parte del encuentro. A los 45 y a los 46 del PT el Rennes marcó con Laborde y Tait, respectivamente. 

A penas iniciado el ST, a los 20 segundos literal, los dirigidos por Pochettino llegaron al descuento a través de Mbappé, pero, por un offside previo, el VAR le avisó al árbitro y fue anulado.

No hubo tiempo para más y el París Saint-Germain perdió el invicto en la Ligue 1, aunque sigue líder del certamen con 24 puntos. Por su parte, Rennes llegó a 12 unidades y se acercó a los puestos de clasificación a competencias internacionales desde la octava posición.