La joven promesa del fútbol americano, Spencer Jones, se vio envuelta en un escándalo luego de que se filtrara un video suyo cuando se tomó a golpes de puño en el baño de un bar de la ciudad de Oklahoma. Jones se enfrentó con un luchador de MMA, y todo terminó mal: debió ser operado durante casi cuatro horas para no perder su ojo.

El hecho ocurrió el 16 de febrero pasado, pero recién hoy comenzó a circular el video del enfrentamiento. En el video, Jones está discutiendo con otra persona (Walker Brown) a la que acusa de haber golpeado a un amigo suyo. En principio parece una discusión normal, hasta que Jones comienza a golpear a Brown y allí comenzó el intercambio de golpes.

Según se supo, Jones y su familia contrataron a un abogado para demandar a Brown tras la pelea, aunque éste se defendió al decir lo siguiente: "Hubo algo que ocurrió antes del inicio del video ya que mi nariz no sangra sin motivo", dando a entender que había sido golpeado previamente. Además agradeció el "apoyo de todos" ya que se está realizando una colecta para que Walker Brown pueda abonar los gastos del litigio judicial.

 

No Hay DT on Twitter