Diego Schwartzman lleva en sus genes el deportes, sin ninguna duda. El argentino sigue dando pelea en la élite del tenis mundial y, ahora también demostró sus habilidades con los pies.

El Peque agarró la pelota de tenis en el TD Garden de Boston en la cuarta edición de la Laver Cup, abandonó solo unos minutos la raqueta y comenzó a sorprender al público que estaba presente en las gradas del estadio.

La secuencia se vio en el duelo de dobles entre él y Auger-Aliassime frente a Medvedev y Ruud, dónde Schwartzman aprovechó una pequeña pausa para comenzar a hacer jueguitos de fútbol.

El argentino, a lo Diego Maradona, pidió el aliento de la gente y demostró su gran destreza con la pelotita en los pies y, después de casi 20 toques, le pegó un patadón a la pelota para mandarla directo a la tribuna donde algún fanático fue el afortunado de atraparla.

El partido finalizó con una buena victoria de 6-3 y 6-3 para el Peque y el canadiense, aunque los fanáticos que estuvieron presentes se llevaron de regalo un momento mágico a cargo del argentino.