El recién asumido ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni. estuvo en su primer acto en la gala de aniversario de la Policía Bonaerense, como funcionario del gobernador Axel Kicillof. 

El acto constó de un desfile militar de toda la fuerza en la Escuela de Policía Juan Vucetich, y el discurso del titular de la cartera de Seguridad. El cambio de signo político le daba una fuerte relevancia al acto, tanto hacia dentro de la principal fuerza que deberá manejar como hacia la sociedad. 

 El discurso fue moderado y de tono conciliador, habló de “profesionalización y tecnología”, de “capacidad operativa", se refirió a la lealtad no solo a las jerarquías, sino también de la lealtad a los bonaerenses, de “transparencia”, con un “equilibrio justo y difícil”. Cristian Ritondo, su antecesor estuvo en la tribuna junto a él a modo de reconocimiento por la buena relación que mantuvo con la fuerza. 

De todas maneras, Berni sentó un axioma que será la base con la que deberá actuar la Policía. “Dentro de la ley, todo. Fuera de la ley, nada. Y cuando digo nada, es NADA". 

La frase, que es por algunos atribuida a Juan Domingo Perón, es una toda una definición del ministro, que será estricto y dejará atrás la flexibilidad de Patricia Bullrich con su "doctrina Chocobar" con el actuar de la fuerza en el uso de las armas.