Sin nombrarlo y en un mensaje dirigido a los vecinos de Merlo y a sus militantes, la ex concejala Florencia Lizaraso apuntó contra el intendente local, Gustavo Menéndez, y su estructura política por bloquearle la interna del Frente de Todos en las próximas primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) para acceder al Concejo Deliberante y de ahí proyectar una candidatura para pelear por el distrito en 2023.

“El 24 de julio presentamos una lista integrada por gente de Merlo. A esta lista la respuesta fue la resolución número 6, donde alegaban avales insuficientes. Por eso el 30 de julio presentamos una nueva cantidad de avales, y el 31 de julio le pedimos al compañero Hugo Curto que desestime la resolución número 6 y que reconozca la cantidad de avales presentados”, arranca el video de Lizaraso en las redes sociales.

Y continúa: “Más allá de eso, también presentamos la solicitud de que se proceda a la oficialización de la lista y los modelos de lista solicitados en la Junta Electoral de la provincia de Buenos Aires. La respuesta la sabemos, y quienes vivimos en Merlo, más”. 

En Merlo no hay posibilidad de discusión política… En el 2019, decíamos, el que no haya internas en Merlo es un retroceso histórico. En el 2021, sabemos que las operaciones políticas y el retroceso histórico es un hecho. Quienes vivimos en Merlo, conocemos la realidad del distrito, por eso la nula discusión política”, disparó la concejala merlense mandato cumplido de Unidad Ciudadana.

Y completó: “Los números nos daban arriba”.

“Internas es igualdad y democracia en nuestro distrito”, sostiene Florencia Lizaraso, quien en 2019 tampoco tuvo la oportunidad de formalizar la candidatura a intendenta y este 2021 el escenario local refleja la misma situación para la concejalía, “fruto de las mismas prácticas locales. No se puede culpar a la orgánica del FDT cuando es sabido que es decisión del Presidente saliente del PJ bonaerense (por Menéndez)”, señalan desde el entorno de la dirigente.

Decir Presente por Merlo, animarse y seguir. #MerloPresente

Los motivos

En junio comenzaron a circular encuestas que habrían puesto muy nerviosos a Menéndez y su tropa. Una de ellas era de la consultora Dicen, que señalaba que las dos opciones peronistas opositoras, juntas, superaban en intención de voto a la lista de Menéndez, encabezada por su hermana Karina.

Ambas listas sumaban 29,6% de intención de voto (Lizaraso 16,5% y el ex intendente Raúl Othacehé 13,1%) contra un raquítico 28,4% del oficialismo local.

“En el caso de Othacehé ese es su techo. Pero para Lizaraso era apenas un piso y sus mediciones siguieron creciendo en julio y agosto. Florencia es el emergente que viene. De ahí el temor”, le comentó a Data Diario un dirigente peronista de Merlo de toda la vida y, por ende, un profundo conocedor del paño local.

Lizaraso le apuntó a Menéndez por la baja de su lista: “Quienes vivimos en Merlo conocemos la realidad del distrito, por eso la nula discusión política”

Pero no es solo eso. “Menéndez no solamente tenía miedo en cuanto a los números, adonde sí puede cubrirse la espalda sin dar PASO y utilizando nuevamente la carta del apellido, sino que era sabido como en la campaña 2015 adonde la consigna era 'la democracia política en Merlo', que Florencia le pediría un debate público a su hermana. Hubiese sido un golpe muy duro, quedando expuesta las posturas endebles políticas de los Menéndez adonde Gustavo es muy bueno en su oratoria para acomodarse a los tiempos pero el rol de su hermana en el escenario político es el de ser su hermana, en eso Lizaraso sí ya se ha consolidado con su nombre, como la mujer de la política local que guste o no va al frente sin cajita familiar de cristal”, relató la misma fuente.

Tweet de Florencia Lizaraso

Con la imagen por el piso y complicaciones judiciales

Así las cosas, la operación de bloquear la interna sería una suerte de manotazo de ahogado para el jefe comunal, en un contexto donde la mencionada consultora le atribuye una evaluación negativa de su gestión supera el 57% -el máximo histórico-, con la inseguridad al tope de los problemas.

A eso hay que sumarle su reciente condena por fraude a la administración pública cuando era director provincial de Casinos.

Un combo que hace vislubrar que a la carrera política de Menéndez le quedaría muy poca cuerda por delante…