Luego de un primer tramo de campaña electoral lleno de episodios bizarros, el día de las PASO no podía ser la excepción. A pocas horas de la apertura de las urnas, apareció el primer “hecho de color” protagonizado por Mario Adrián Gabaglio, más conocido como el payaso “Marulito”.

Después de haber sido bajada su precandidatura “cuestiones meramente técnicas”, Gabaglio concurrió a emitir su voto disfrazado de payaso, al igual que se había presentado en boleta de campaña. “Basta de mentirosos, al circo voy como se tiene que ir”, aseguró en la puerta de la escuela.

La imagen de “Marulito”, luciendo una peluca multicolor, con la nariz redonda roja, anteojos y traje satinado, no pasó desapercibida y pronto se viralizó en las redes sociales.

Luego de su fallida candidatura, reapareció el payaso Marulito y fue a votar con su disfraz

Ni bien “Marulito” se lanzó a la política, generó todo tipo de repercusiones. Hubo algunos que se tomaron con humor su candidatura y le pidieron que hiciera “malabares” para revertir la delicada situación socioeconómica del país, otros vieron con buenos ojos su manera descontracturada y espontánea de hacer campaña.

Si bien “Marulito” soñaba con hacerse un lugar dentro de la legislatura porteña, la Corte Suprema de Justicia de la Nación le bajó el pulgar. ¿El motivo? Un incumplimiento del espacio que integraba. Desde el Partido Renovador Federal argumentaron que “a causa de una falla técnica”, solo pudieron presentar 14 de los 30 aspirantes necesarios.

Gabaglio, es licenciado en Economía, nacido en Barracas hace 53 años y militante del Partido Justicialista (PJ) desde la adolescencia. Su trabajo más importante dentro de la política fue en la mesa coordinadora para la campaña del fallecido expresidente Carlos Menem en 2003.