Los trabajadores de la empresa de delivery Rappi y Glovo anunciaron una medida de fuerza que se realizará este jueves a partir de las 16 horas y se extenderá hasta el próximo martes 10 de diciembre, fecha de asunción del presidente electo Alberto Fernández.

El principal motivo es la precarización laboral a la que están sometidos, donde exigen mejores condiciones de seguridad, un aumento en los montos del porcentaje que perciben por cada pedido y reducción del tiempo de sanción por pedido (actualmente es de veinte minutos).

Los trabajadores marcharán esta tarde hacia las oficinas de Rappi en la localidad de Córdoba y para el 10 de diciembre se espera que la convocatoria y el cese de actividades tenga injerencia a nivel nacional.

Mientras cada uno de ellos percibe por cada entrega entre 45 y 60 pesos, dependiendo de la extensión del recorrido, ellos reclaman un monto que equivale a los 75 pesos.

Pero de todas estas empresas de pedidos que se caracterizan por precarizar a sus empleados y que llegaron al país bajo la gestión de Mauricio Macri, Rappi es la que menos dinero paga, ya que Pedidos Ya está en $55 y Glovo en $60 por cada pedido.