Cuando la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner comunicó que 38 votos afirmativos se impusieron sobre los 29 negativos para convertir en ley la Interrupción Voluntaria de Embarazo, en el bunker "provida" se vivió un momento de desolación total. 

Si bien alrededor de las 22 y de la mano de los votos afirmativos de los senadores indecisos Sergio "Oso" Leavy, Stella Maris Olalla y Lucila Crexell se especulaba con que el aborto legal se transformaría en ley, el colectivo que manifiesta estar en defensa de las dos vidas mantuvo la expectativa hasta el final. 

"La vida no se vota, la vida no se vota", cantaban un grupo de personas que permanecieron en vigilia hasta la madrugada, luego de realizar particulares ceremonias como por ejemplo un ritual en el que algunos tomaban una hostia. 

Sin embargo, al enterarse de la decisión final, el video dejó al descubierto que un determinado sector quedó completamente consternado y varios se quebraron al instante.