Organismos de control de la Provincia de Buenos Aires desbarataron una fiesta clandestina que se llevaba a cabo en un predio ubicado en La Lonja, conocido como Rincón de Pilar, que cuenta con un salón de eventos.

La fiesta privada simulaba ser un evento gastronómico, los cuales están habilitados según la normativa vigente y había más de 400 personas en el lugar, las cuales no respetaban el distanciamiento social.

El cuerpo de inspectores de la municipalidad encontró en el lugar "equipos de música, barra, Disc Jockey y la gente no cumplía con el distanciamiento social y obligatorio", según declaró Mariano Sosa, secretario Legal y Administrativo de Pilar. Además agregó que los organizadores "estaban esperando la concurrencia de 600 personas".

Se conoció que el valor de una mesa para 10 personas era de $60.000 mas 500 pesos por el estacionamiento de los vehículos.

En ese marco, se clausuró el lugar "por infracción al decreto nacional 1/21", y "por no contar con la habilitación de Bomberos de la provincia de Buenos Aires", informó el Ministerio de Seguridad.