Científicos de la Universidad Atlántica de Florida detectaron un tipo de anticuerpo contra el coronavirus en la sangre del cordón umbilical de un recién nacido, luego de la inyección que le aplicaran a la madre de la vacuna Moderna a las 36 semanas de gestación. 

Los investigadores tomaron una muestra de sangre inmediatamente después del nacimiento y antes de la salida de la placenta con 0,5 ml extraídos para el suero, el cual fue enviado para la prueba de anticuerpos contra la proteína Spike del SARS-CoV-2.

Allí pudieron detectar que la criatura nació con inmunoglobulinas IgG, uno de los cinco anticuerpos que el organismo fabrica para defenderse de agentes patógenos vinculados al coronavirus.

Asimismo, su madre fue vacunada sin previa infección del virus, según consta el estudio publicado en medRxiv.  

Luego de unos días, "la madre que ha estado amamantando exclusivamente, recibió la segunda dosis de la vacuna de Moderna durante el período posparto, según el cronograma del protocolo de vacunación de 28 días", asegura la publicación, la cual sirvió para detectar anticuerpos de sangre inmunoglobulina G a un nivel de 1,31 unidades por mililitro.

“Este inmunoensayo de electroquimioluminiscencia (Eclia) utiliza una proteína recombinante que representa el RBD (dominio de unión al receptor) del antígeno S para la determinación cuantitativa de anticuerpos contra el SARS-CoV-21", argumentan los expertos.

Y agregaron: "Existe una necesidad importante y urgente de investigación con respecto a la seguridad y eficacia de la vacunación contra el SARS-CoV-2 durante el embarazo".