El pasado fin de semana, vecinos de Luis Guillón denunciaron la desaparición de un anciano de 85 años desde la noche del viernes. Luego se descubrió que tres hombres se lo llevaron a la fuerza durante la madrugada del 1ro de mayo. Tras días de incertidumbre y búsqueda por parte de la familia y amigos, el jubilado apareció muerto en una clínica

Los familiares notaron que algo andaba mal cuando fueron a visitarlos y no respondían a su llamado. Las cámaras de seguridad de una casa vecina captaron el momento en que se lo llevaron a la fuerza y desde entonces no se supo más nada de él. El hombre identificado como Claudio Flores fue encontrado sin vida en la clínica Los Cedros, de San Justo y a casi una hora de su ciudad.  

"Llamamos al 911 porque no salía nadie. Hasta que apareció un desconocido que nos dice que está internado por coronavirus en Capital Federal, luego nos decían en Avellaneda y así. Muy imprecisos. Entonces le pedimos a la Policía la filmación de las cámaras", detalló Lucas, sobrino de Claudio a los medios de Esteban Echeverría.

Tres hombres se llevaron a la fuerza a un jubilado y dos días después fue encontrado muerto en una clínica

En la filmación puede verse como tres hombres lo sacaron de su casa agarrado de pies y manos y luego se lo llevaron en un auto, pasadas la 01:00am del día sábado. Una vez que las imagenes se hicieron públicas, los vecinos del jubilado desaparecido se amontonaron en la puerta de su vivienda para pedir justicia y verificar si había sido usurpada por los responsables.

El verdadero misterio comienza con la aparición de un supuesto abogado, el cual compró la casa y se convirtió en apoderado de Claudio. El licenciado "le sacó la pensión y le hizo creer que la casa estaba hipotecada" y por eso no percibía ningún cobro, explicó Mabel, una de las sobrinas del jubilado.

La familia sospecha un complot por parte del abogado y los secuestradores para quedarse con el terreno y la pensión. Mientras tanto, ante la hipotesis de que uno de los responsables se quedó en la casa, la misma está siendo custodiada por la policía para evitar destrozos por parte de los vecinos y conocidos.