En medio de otra disparada de casos de coronavirus a nivel mundial, la variante Ómicron está en la mira de todos, ya que es la que está produciendo mayor cantidad de positivos en los distintos países del mundo. 

Sin embargo otro fenómeno se dio en este sentido, la enfermedad que se produce por esta variante es menos letal, y produce menos casos graves, sobre todo en los vacunados, los síntomas son por demás leves. 

Un estudio del University College de Londres, da una primera luz acerca de este tema, y sostiene que la nueva variante del coronavirus que se originó en Sudáfrica, se aloja principalmente en la garganta por lo que no produce mayores daños en los pulmones. 

Deenan Pillay, profesor de virología y uno de los encargados del estudio sostuvo: "Ómicron parece más capaz de infectar el tracto respiratorio superior y afectar a las células de la garganta. Es muy preliminar, pero los estudios en marcha apuntan a esta dirección" 

Pillay afirma que las diferentes mutaciones habrían alterado la capacidad de infección del virus. Así, si el virus produce más células en la garganta, ello lo convierte en más transmisible, cosa que explicaría la rápida transmisión de ómicron. En cambio, las variantes que afectan más el sistema pulmonar son potencialmente más peligrosas, aunque menos contagiosas.

Por otro lado, estudios en Norteamérica van en el mismo sentido y llegaron a conclusiones similares. "La prueba con animales sugiere que ómicron es menos severa que el virus original de Wuhan o que la variante. Los animales se recuperaron más rápidamente"