TEMAS DE HOY:

|

Preocupación en el Gobierno por retraso en la liquidación de la cosecha

A pesar de los favorables precios internacionales, el sector oleaginoso de exportación retiene parte de los granos esperando una devaluación.

Viernes, 15 de julio de 2022 a las 11 : 00

Por Redacción

Viernes, 15 de julio de 2022 a las 11 : 00

Es complicada la situación del sector externo producto de la falta crónica de dólares, que se volvió más aguda en un año donde se encarecieron brutalmente los combustibles que le compramos al mundo. Por eso los agrodólares de la cosecha se vuelven indispensables, y acá también se tiene un cuello de botella porque las liquidaciones del complejo oleaginoso vienen a ritmo lento. Los retrasos se explican por dos factores.

  • Los altos precios internacionales, que dan mayor margen a las empresas exportadoras.
  • El régimen cambiario, que en un contexto de alta brecha genera incentivos a posponer la decisión de venta a la espera de una devaluación.

A la fecha se comercializó el 60% de la producción de soja cuando el promedio de los últimos 10 años a esta altura del año asciende al 80%. Y se analiza en valores absolutos se comercializaron en la campaña 2022 unas 18 millones de toneladas que es uno de los valores más bajos de los últimos años, algo que también hay que contextualizar con que tenemos la producción de soja más baja en 8 campañas.

Por su parte, analistas cercanos a las grandes multinacionales de exportación indicaron que en el último año los productores llevaban vendidas 20 millones de toneladas de soja, por lo que el retraso respecto a la comercialización de la cosecha 2022 es de poco más de 4 millones de toneladas.

Consultado por el tema, el Presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA) Miguel Ángel Pesce declaró “está habiendo liquidación de trigo y maíz, pero hay un retraso equivalente a US$ 2.500 millones en soja. Vamos a buscar mecanismos para que los productores encuentren una vía que les sea conveniente para liquidar sus tenencias. Ellos tienen que pagar costos de cosecha, de la siembra, impuestos, así que esos US$ 2.500 millones van a ingresar”. Pesce también dijo que había retrasos en desembolsos de organismos multilaterales, como el BID. “Esperábamos US$ 700 millones y no llegaron, pero va a ocurrir. Es importante para la balanza cambiaria y eso mejorará la situación compleja. Crecer sostenidamente y, para eso, hay que superar la restricción externa y energética. Allí, en el largo plazo, tendremos buenas noticias porque las exportaciones crecen fuerte y hay sectores que se van a sumar, como el de hidrocarburos y la minería”, cerró Pesce.

Será fundamental analizar la evolución del sector en el próximo bimestre. Ocurre que empezarán a predominar las necesidades de renovación de capital de trabajo y además empiezan a bajar los precios internacionales, lo cual haría pensar en una mayor propensión del sector a sacar los granos de los silobolsas.