Un nuevo aniversario se cumplió del golpe de estado de 1976 y fue el segundo conmemorado en pandemia. Por ende, los organismos de derechos humanos no pudieron organizar el acto tradicional en Plaza de Mayo, que en los últimos años se había transformado en masivo. En esta jornada, solo los partidos de extracción marxista salieron a la calle. Por su lado, el autoproclamado gran diario argentino, Clarín, tituló en forma miserable: “Solo la izquierda marchó por el Día de la Memoria”.

Los comunicagadores de medios importantes repiten sin cesar que los dirigentes de derechos humanos, principalmente las Madres y Abuelas, se han quedado en temas del pasado. Sin embargo, estas valientes mujeres jamás dejaron de militar para que no se olvide los horrores de la última dictadura y aun buscan a los nietos desaparecidos. En cambio, hay un nuevo fantasma que recorre la región: el lawfare, que no respeta ni a las referentes más incuestionables de nuestra sociedad. A no bajar la guardia, madres coraje.

El ingreso de la cepa golpista

Los tanques militares ya no son los atacantes del sistema institucional sino esta mala yunta, compuesta por el Partido Judicial Aristocrático y los medios más poderosos. La democracia de Brasil fue una de sus primeras víctimas. Lula Da Silva fue encarcelado por una maniobra espuria del juez Sergio Moro y así el militar ultraderechista Jair Bolsonaro pudo ser elegido presidente del gigante sudamericano. La mala gestión sanitaria de Bolsonaro, cada vez más alejada de la razón, provocó un desborde hospitalario, que convirtió a su país en el segundo con más muertos por el Covid-19(aproximadamente 303.400). Estos desastres influyeron a que la Corte Suprema dejara sin efecto las condenas por corrupción contra Lula, quien se posiciona con más fuerza para volver a ser candidato presidencial en 2022.

No obstante, los poderes de facto del país vecino ya iniciaron la apelación correspondiente para impedir que el líder del Partido de los Trabajadores pueda participar en los comicios. El laffware no se resigna a abandonar el lugar, que conquistó en la política del continente.

Democracia vs. Medios hegemónicos

¿Y por casa, cómo anda este nuevo actor de facto? Trabajando, sin descanso. Para esto solo está Mauricio Macri, quien ahora atiende sus reuniones de zoom desde su cama. Su  carencia laboral no ha logrado inhibirlo. El excesivo capital económico, heredado de su padre. y su alta dosis de audacia (o caradurismo) son suficientes para no perder sus ambiciones.

A pesar de la derrota electoral de Juntos por el Cambio en 2019, la vocación política de Macri no se marchitó.  En consecuencia, el ex presidente imitó la actitud del símbolo de la corrupción menemista, José Luis Manzano: comprar un medio importante para blindarse. Por este motivo, el único presidente argentino perdedor de una reelección adquirió el paquete mayoritario del diario La Nación junto a su apéndice televiso de cable, La Nación +. Un verdadero negocio para alguien que no tiene problemas de dinero en conseguir periodistas capaces de elaborar un discurso negacionista de los males cometidos por su gestión.  Así mismo, estas estrellas estrelladas  han demostrado en ser expertos en exagerar los errores de los gobiernos peronistas.

En estos períodos de de posverdad, no existe espacio para ciertas consideraciones intelectuales. El tiempo en el que este diario centenario se jactaba del nivel en sus textos ha quedado atrás. ¿Qué opinaría su fundador, Bartolomé Mitre, de todo esto?

Un forro de los servicios, un cómico-periodístico, un heredero mediático y ex PC transformado en un fanático rabiosos macrista son bienvenidos al diario fundado por el primer biógrafo de José de San Martín. De esta manera, su público más exigente en lo intelectual tendrá que recurrir a algún libro del antiperonista más lúcido, Jorge Luis Borges.

A la derecha argentina hoy no le alcanza tener como aliado  al Grupo Clarín, con sus conductores que no quieren repreguntar. Más en este momento en el que Macri, Patricia Bullrich y el resto de la línea dura de JPC se atrevieron a atacar a la abuela de todos, Estela Carlotto.

Siempre es mejor tener un medio propio que asegure la carencia de recriminaciones molestas. Solo el tiempo dirá cuánta efectividad podrá tener esta decisión empresarial.

Democracia Vs. Partido Judicial

En cuanto a la Justicia argentina es necesario forjar ya una reforma consistente para avanzar sobre sus privilegios, arbitrariedades y juegos políticos partidarios. Un ejemplo, la jueza administrativa, Cecilia de Negrede, permitió a un empresario no pagar el impuesto a la superriqueza.

Un cambio en un Poder Judicial corporativo  no alcanza solo con la voluntad solitaria del oficialismo, tendrá que poseer el acompañamiento de la oposición democrática.  Es esencial que este sector tome conciencia que en un futuro posible, ellos podrían ser las próximas víctimas de un sistema tan poco republicano.

Esta semana asumió el nuevo Ministro de Justicia Martín  Soria, muy cuestionado de entrada por el establishment. Soria tendrá a difícil tarea de iniciar, de una vez, el camino para lograr jueces más democráticos, una deuda institucional argentina.

Un gesto de idea democrática

Cristina Kirchner apareció públicamente en un acto en Las Flores. Sus intervenciones esporádicas siempre son trascendentes para el mundo político argentino. Lo que señala la vigencia de su figura, a pesar de ser la dirigente más atacada por los canales informativos.

Lo más destacable de lo manifestado por la vicepresidenta fue su actitud de tomar el guante de lo expresado por el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta durante este aniversario del golpe del 76. HRL relató lo qué sufrió su familia durante el secuestro en 1977 cometido por la última dictadura a su padre, un dirigente desarrollista.  Sobre este testimonio, la ex presidenta  expresó: “Más allá de las públicas diferencias políticas y económicas que tenemos, resulta reconfortante  que uno de los dos principales dirigentes de la oposición comparta sensibilidades, vivencias y mirada similares sobre la tragedia de la dictadura cívico militar”, Por el contrario, el otro sector cambiemita, conducido por Macri, ignoró esta importante fecha.

Sin embargo, el gesto de CFK ya está tendido. Ahora es ineludible que la dirigencia democrática argentina busque acuerdos para aislar a la dirigencia reaccionaria, hoy con demasiado espacio y aval en los medios hegemónicos. Un sitio donde escasean las ideas del campo nacional y popular… Y cada vez más, las del democrático.