El presidente Alberto Fernández confirmó que durante la jornada por el Día de la Militancia en donde se debatirá el impuesto a las grandes fortunas, también se enviará al Congreso de la Nación el proyecto que busca legalizar la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

Además, también se acompañará junto a la iniciativa de acompañamiento estatal durante los primeros mil días, para ayudar a las mujeres de sectores más vulnerables.

El jefe de Estado acompañó el hecho político con un mensaje grabado que se difundió en sus redes sociales. El acto es histórico porque hasta el momento ningún mandatario en la Argentina había enviado dicha iniciativa.

"Siempre fue mi compromiso que el Estado acompañe a todas las personas gestantes en sus proyectos de maternidad y cuide la vida y la salud de quienes deciden interrumpir su embarazo. El Estado no debe desentenderse de ninguna de estas realidades", publicó Alberto.

Alberto Fernández on Twitter

En su discurso, ratificó su compromiso a sus convicciones que es el mismo de millones de mujeres: "En el día de hoy enviaré al Congreso de la Nación para su tratamiento dos proyectos de ley para que todas las mujeres accedan al derecho a la salud integral", manifestó.

La primera iniciativa "legaliza la interrupción voluntaria del embarazo y garantiza que el sistema de salud permita su realización en condiciones sanitarias que aseguren su salud y su vida".

Además, comentó que la segunda medida que acompañará el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito "instituye el Programa de los Mil Días con el objeto de fortalecer la atención integral de la salud de la mujer durante el embarazo y de sus hijos e hijas en los primeros años de vida".

En esa línea, remarcó que "la criminalización del aborto de nada ha servido" y brindó cifras desgarradoras de fallecimientos en los últimos años a causa de la clandestinidad de su práctica.

"Sólo ha permitido que ocurran clandestinamente en cifras preocupantes. Cada año se hospitalizan alrededor de 38.000 mujeres por abortos mal practicados y desde la recuperación de la democracia murieron más de 3.000 mujeres por esa causa", resaltó.

Por último, reconoció que "las mujeres más vulnerables y en situación de pobreza son las mayores víctimas de nuestro sistema legal. Ellas deben someterse a prácticas inseguras por no poder costear lo que un aborto implica. Muchas de ellas mueren en el intento o quedan afectadas en su salud por siempre", puntualizó.