El excomandante chileno Cesar Miranda cargó contra el Gobierno de Mauricio Macri, a quien acusó de conocer la ubicación del navío hundido a tan solo 11 días de su desaparición, tras la búsqueda realizada por un buque del país vecino.

Tras estos acontecimientos, la abogada Valeria Carreras, quien es representante de la querella mayoritaria de familiares de tripulantes del ARA San Juan, extendió la denuncia contra el expresidente y el entonces ministro de Defensa Oscar Aguad.

Además, la letrada pidió también que se cite como testigo al jefe de la Armada, Julio Horacio Guardia, quien la semana pasada narró como fue el año de búsqueda del navío hundido, durante un discursó que brindó en homenaje a los 44 tripulantes a tres años de la desaparición.

El excomandante del buque chileno "Cabo de Hornos", destinado a la búsqueda del submarino ARA San Juan, aseguró tener la certeza que el 26 de noviembre de 2017 detectaron la ubicación de la embarcación siniestrada.

Precisamente, las palabras de Miranda fueron las siguientes: "Cuando (el 17 de noviembre de 2018) sale el anuncio de que una empresa (Ocean Infinity de EE.UU.) lo había ubicado (un año después de que desapareciera), me llamó la atención que la locación que entregó era extremadamente cercana, por no decir la misma, que nosotros reportamos. ¿Qué razones motivaron a mantener esta información en stand by? lo desconozco", explicó al diario chileno "El Mercurio".

Las declaraciones del excomandante del país vecino siguen la línea de las del contralmirante argentino Enrique López Mazzeo, quien semanas atrás confirmó que Macri conocía la ubicación del ARA San Juan 20 días después de su hundimiento.

Según pudo indagar Télam, existe la sospecha entre quienes siguen la causa de que el gobierno de Mauricio Macri pudo haber estado interesado en dejar de lado el dato aportado por Chile para contratar igual a una empresa estadounidense que se dedicara a la búsqueda del submarino.