El exfutbolista Claudio Caniggia está siendo investigado por el juez federal Marcelo Martínez, quien ya exigió a la justicia toda la documentación que incluye el pendrive que aportó su expareja Mariana Nannis, donde podrían encontrarse datos vinculados a la causa en la que se investiga el negociado del macrismo para la venta de parques eólicos.

Según el portal Ámbito, la exmodelo aportó a la investigación judicial un pendrive y documentación a un expediente que tramita en la justicia de instrucción caratulada Caniggia, Claudio Paul y otros s/ defraudación por administración fraudulenta”, bajo el número 8312/2019.

En ese sentido, el juez Martínez de Giorgi solicitó la remisión de copias de toda la documentación obrante en la causa que pudiera vincularse con la investigación sobre los Parques Eólicos.

Fuentes judiciales confirmaron que la justicia de instrucción ha remitido parte de lo solicitado y material que pueda resultar de utilidad, pero no se adjuntó el famoso pen drive que supuestamente existe.

Antes de que se decretara el aislamiento, Nannis se había dirigido a Tribunales y aseguró en su declaración que el exjugador mantuvo reuniones formales con el exmandatario Macri, y que ella posee detalles de cuentas y negociados que halló en el mencionado pendrive.

No obstante, los investigadores determinaron que el jugador de futbol Carlos Tevez y el entrenador Guillermo Barros Schelotto aportaron millonarias sumas de dinero a un fideicomiso creado para la compra de esos parques.

La justicia avanza en toda la prueba documental. Ya levantó el secreto fiscal para acceder a los movimientos patrimoniales de Gianfranco Macri, el hermano del exmandatario, en el marco de la causa. Lo que se investiga es un sospechoso préstamo de 5 millones de dólares que habría recibido Gianfranco Macri de una las empresas controlante de las firmas que ganaron los parques eólicos y que fueron revendidos a los pocos meses con ganancias extraordinarias, de aproximadamente 48 millones de dólares.

La causa se originó en una denuncia de los diputados Rodolfo Tailhade y Martín Doñate por supuesta defraudación, negociaciones incompatibles con la función pública y tráfico de influencias, y que después ampliaron a lavado de activos en el marco de la venta de seis parques eólicos, en Chubut y en Miramar.

Además, se investiga una serie de maniobras que permitieron la compra barata y posterior reventa de parques eólicos sin licitación y con ganancias, en un “pasamanos” estimadas en 48 millones de dólares para las empresas vinculadas a la ex familia presidencial.