Abogados que representan la querella en la causa que tramita en Lomas de Zamora por espionaje ilegal solicitaron que se cite a prestar declaración indagatoria a la exaliada macrista Elisa Carrió por haberle dado "cobertura" al espía Marcelo D´Alessio y su grupo paraestatal.

Según informó el portal web "El Destape", Carrió recibió rápidamente las escuchas ilegales que la Agencia Federal de Inteligencia tomó del complejo carcelario de Ezeiza y con las transcripciones de esas grabaciones, la cofundadora de Cambiemos y el fiscal Carlos Stornelli le dieron impulso a la Operación Puf, maniobra con la cual se buscó acabar con el caso D´Alessio.

Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, representantes de los querellantes Amado Boudou y Roberto Baratta, dos de los espiados en el penal de Ezeiza, pidieron en el día de hoy que se "cite también a prestar declaración indagatoria a Elisa María Avelina Carrió", junto con otras 25 indagatorias que comenzaran este viernes en los tribunales antes mencionados, en los que se incluyen las de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, titular y vice de la AFI durante el macrismo, respectivamente. En otras palabras, se indagarán "a los que se considera responsables de las escuchas ilegales en los pabellones IRIC y su utilización en el marco de las maniobras de espionaje y persecución política".

Los letrados le adjudican a Carrió la responsabilidad "en la maniobra ilegal desplegada desde la Agencia Federal de Inteligencia con los objetivos de influir en la situación institucional y/o política y/o social del país y en la opinión pública y de dar cobertura a la organización paraestatal que integraban el espía D’Alessio y otras personas a las que la nombrada se encontraba estrechamente vinculada”.

La Operación Puf se trató de una jugada que buscó hacer la líder de la Coalición Cívica, quien inició una causa sostenida por los medios aliados a Cambiemos en los que se acusaba a ex funcionarios y empresarios, presos en Ezeiza, junto con otros dirigentes peronistas, abogados y periodistas de montar un gigantesco complot para hundir la causa de las fotocopias de los cuadernos. La conspiración era haber develado las extorsiones de Marcelo D'Alessio y por esa vía, afectando al fiscal Carlos Stornelli y al juez Claudio Bonadio, dañar el expediente cuadernos.