Después de ser noticia tras rascarse sus partes íntimas en el acto de cierre de campaña de María Eugenia Vidal, el diputado Fernando Iglesias volvió a estar en el ojo de la tormenta por sus mensajes machistas en una columna de opinión que escribió en el diario Clarín.

En ella, el legislador macrista apuntó contra Mariana Iglesias, la editora de género del matutino, a quien acusó de ser "oficialista" y de llevar a cabo un "feminismo trucho". Nuevamente Iglesias genera polémica por sus comentarios misóginos, como ya lo hizo con la actriz Florencia Peña.

El texto escrito por el diputado reza: "La lucha de las mujeres es demasiado importante para dejarla en manos de cierta gente, más preocupada en la pose y el escudo protector que por la realidad y por los hechos. Un feminismo trucho que confunde los derechos con su ombligo".

Trabajadores y trabajadoras de Clarín repudiaron a Fernando Iglesias por el ataque misógino a una periodista

Al mismo tiempo, se valió de la opereta montada por Todo Noticias en Formosa y señaló: "Ese oficialismo responsable de que mujeres arrestadas por violar la cuarentena murieran suicidadas en una comisaría, de que otras debieran refugiarse en el monte para escapar de las persecuciones de Gildo Insfrán".

Tras la lamentable columna de Iglesias en el diario opositor, la comisión interna de Clarín y las periodistas que están dentro de ese colectivo emitieron un mensaje. "Las mujeres periodistas de Clarín lamentamos y repudiamos públicamente la 'columna de agresión' del diputado Fernando Iglesias, publicada este mismo sábado, ante el impacto que nos produce un texto que juzgamos misógino y violento", comienza el descargo.

"El diputado ataca a nuestra editora de género, Mariana Iglesias, por quien nos sentimos representadas, en términos personales (e incluso sarcásticos, intentando la descalificación) y pasando por alto el hecho primordial de que es la cara visible de un colectivo", continúa el texto.

Por último, cierra: "Lejos de ese "feminismo trucho" que evoca el diputado, las mujeres ponemos el cuerpo, en sociedad y en nuestros respectivos espacios de trabajo, para hacer frente a este tipo de ataques, recurrentes, tanto en los medios de comunicación como fuera de ellos. Poniendo blanco sobre negro, cuando hace falta, ante lo que interpretamos, más que como una mera "opinión" -siempre respetables- como agresiones lisas y llanas contra un colectivo y una causa que merecen respeto".

Tweet de data diario