En el Parque O´Higgins, de la capital de Mendoza, el mandatario comenzó a leer las banderas de los ciudadanos que fueron a apoyarlo, para mencionar los distintos lugares de los que provenían.

En medio de la lectura de los distintos carteles, el candidato de Juntos por el Cambio leyó un mensaje "provida" y ratificó su postura respecto a la interrupción voluntaria del embarazo.

“Claramente, a favor de las dos vidas, a favor de las dos vidas”, manifestó el líder del PRO, ante lo cual recibió la ovación de un sector de la multitud mendocina.

El Presidente ya habia sido explícito el pasado 27 de agosto cuando se reunió en la Casa Rosada con la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina. Ante el presidente de la CEA, monseñor Oscar Ojea, el vicepresidente 1º, cardenal Mario Poli, y el secretario general, monseñor Carlos Malfa, y sin que se lo preguntaran, Macri arrancó el encuentro dando cuenta de su posición al respecto.

Tal vez conciente de la importancia que el asunto tiene para la Iglesia Católica y de la prudencia con la que se mueven los obispos en ámbitos políticos en torno a este tema, no esperó que se lo preguntaran para hablar al respecto y terminar con cualquier fantasma.

Trascendió, además, que la misma postura tuvo el Presidente cuando el pasado 12 de setiembre se reunió con los líderes de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), pastores Rubén Proietti y Jorge Sennewald, la federación mayoritaria de iglesias evangélicas en el país.

Es probable que el Gobierno, teniendo en cuenta que el 16 por ciento que se declara verde no votará por la fórmula de Juntos por el Cambio, esté decidido a asegurarse el 10 por ciento que se manifestó celeste, buscando dar un mensaje claro y sin ambigüedades a los 642.662 electores que votaron por Juan José Gómez Centurión.

Es que buena parte de ese 2.63% en las PASO, que fueron hegemónicamente “celestes”, ya estarían dispuestos a votar a Macri, solo necesitarían un mensaje más claro de su parte.