El Golpe de Estado en Bolivia ya generó las primeras repercusiones internacionales y en un lamentable gesto, el gobierno argentino encabezado por Mauricio Macri, lejos de repudiar la maniobra antidemocrática de las Fuerzas Armadas bolivianas salió a desmentir un rumor. 

El rumor decía que Argentina le había ofrecido asilo político a Evo Morales tras su renuncia a la presidencia. Apurado por despegarse, el gobierno argentino salió a desmentir el rumor en comunicación oficial con la prensa.