La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, aseguró que el presidente derrocado Evo Morales, quien renunció tras el golpe de Estado, no podrá presentarse en elecciones presidenciales.

Tras declararse presidenta ante una Asamblea Legislativa sin quórum, Áñez, había anticipado que iba a convocar a elecciones y a derogar la sentencia del Tribunal Constitucional que permitió a Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, aspirar a un cuarto mandato, a contramano de la decisión expresada en un referendo.

"Yo le sugeriría al movimiento al socialismo, que desde ahora tienen todo el derecho de participar en las elecciones generales... Que vayan buscando candidato", ratificó Áñez.

Además, la autoproclamada presidenta añadió: "Evo Morales no está habilitado para un cuarto mandato, por eso ha sido toda esta convulsión".

Luego de forzar la renuncia de Evo Morales, debió escapar de Bolivia y refugiarse en México. Esta proscripción a Morales se da luego que Áñez tildara a la prensa internacional de "sediciosos" y comenzara a perseguir a aquellos que denuncien el golpe de Estado en Bolivia.